2020/01/12

La propiedad raíz ha sido vista desde siempre como una forma rentable y segura de inversión. Muchas personas adquieren un inmueble, sea residencial o comercial, con el fin de obtener réditos a través del arrendamiento. Evidentemente es posible que en algún momento el arrendatario tenga problemas a la hora de pagar cumplidamente, razón por la cual los arrendadores deben buscar las garantías suficientes para que su renta no se desvanezca.

A continuación encontrará algunos consejos que podrá aplicar a la hora de poner en arrendamiento un predio, con el propósito de tener buenas probabilidades de no perder dinero en el intento, tanto si lo hace directamente como si lo hace a través de una arrendadora.


DIRECTAMENTE.

1. Conozca a sus futuros arrendatarios. No se quede solo con lo que le dicen por teléfono. A la hora de hacer una negociación, es mejor que las cosas sean cara a cara. Así usted podrá tener una mejor impresión de las personas con las que va a contratar.

2. Tómese su tiempo. Dicen que del afán no queda sino el cansancio, y eso es cierto. No se apresure a arrendarle a la primera persona que aparezca. A veces el inmueble puede estar deshabitado un tiempo, pero es mejor llevar las cosas con calma y arrendarle a alguien que le ofrezca suficiente confianza.

3. Exija varias garantías. No basta solamente con un fiador de finca raíz o con un buen certificado laboral. Lo mejor es pedir que tanto los arrendatarios como sus coarrendatarios y fiadores demuestren que, además de tener bienes a su nombre, también tienen otras actividades o negocios de los que derivan su sustento.

4. Verifíquelo todo. No hay ningún problema en pedirle a una misma persona varios documentos al mismo tiempo y, de paso, algunas referencias personales y familiares. Trate de verificar toda la información que le entreguen y pida también todos los datos de contacto de las personas con las que va a contratar.

5. Exija un contrato escrito. Siempre es mejor que los compromisos de las partes involucradas queden consignados en un documento. Pídale ayuda a sus abogados para redactar y mantener actualizados sus contratos de arrendamiento, pues así evitará incurrir en errores y potenciales sanciones por excluir aspectos importantes o incluir cláusulas contrarias a la ley.

6. Evite entregar el inmueble antes de haber firmado el contrato. No se deje llevar y evite hacer entrega del inmueble antes de tener en su poder el original del contrato debidamente firmado y notariado. Algunos arrendatarios potenciales le darán excusas para mudarse con anticipación y, si usted comete el error de autorizar esta clase de cosas, será muy difícil lograr que firmen el contrato después de estar ocupando el bien. No pierda todo el trabajo que ha hecho antes de llegar a este punto.

7. Cobre a tiempo. Todo lo dicho hasta aquí ha tenido que ver con tratar de asegurarse de no tener ningún inconveniente, pero ningún método es infalible y cobrar a tiempo puede ser crucial. No dude en acudir a sus abogados desde el primer momento en que no reciba puntualmente el canon de arrendamiento. Hacer la gestión de cobro de manera oportuna le permitirá recuperar su bien rápidamente, hacer valer las garantías y perder la menor cantidad de dinero posible. Recuerde que este último consejo también se aplica a aquellos casos en que entregue su inmueble a una empresa arrendadora.


MEDIANTE UNA EMPRESA ARRENDADORA.

1. Verifique la legalidad de la empresa. Todas las personas naturales o jurídicas que tengan como actividad comercial el arrendamiento de bienes raíces, deben estar debidamente matriculadas ante la autoridad municipal.

2. Verifique el registro mercantil de la empresa. Esta clase de empresas deben estar registradas en la cámara de comercio respectiva y nunca sobra ojear el certificado expedido por esta entidad para verificar que la arrendadora está matriculada, que ha renovado su registro y que no pesan sobre ella medidas cautelares.

3. Trate de conocer la reputación de la empresa. Es bueno consultar entre varias personas conocidas que tengan sus inmuebles arrendados cómo ha sido su experiencia con la empresa con la usted está pensando contratar. Otro indicativo de una buena reputación es que la agencia inmobiliaria se encuentre afiliada a las lonjas de propiedad raíz.

4. Exija un contrato escrito. Cuando se confía a una empresa la administración de un inmueble, hay derechos y deberes de parte y parte. En caso de que surja alguna controversia con su casa de arrendamiento, será muy difícil exigir y probar los compromisos a que cada quién se obligó si no se dejan por escrito.

5. Lea el contrato. Parece un consejo obvio, pero muchas personas exigen un contrato y luego lo firman sin estar seguras de su contenido. Es importante que usted verifique que todo está perfectamente claro, incluyendo aspectos como las partes del contrato, la duración del convenio, el costo de la comisión o de los honorarios, el precio por el cual será arrendado el bien inicialmente, los sobrecostos que pueden llegar a surgir, quién pagará las cuotas de administración cuando el predio pertenezca a una propiedad horizontal y qué pasará en caso de que el eventual arrendatario incurra en mora. No dude en consultar con sus abogados si tiene alguna duda.

6. Verifique si contará con una póliza de seguro. Las pólizas de seguro son opcionales, pero las agencias inmobiliarias serias suelen tener una y definitivamente constituyen una garantía adicional con la que es mejor contar.

Siga estos consejos tan rigurosamente como le sea posible, esperamos que les sean de utilidad. Contáctenos en caso de cualquier inquietud que pueda surgir sobre este tema.

BOGOTÁ D.C.

Carrera 47 # 145B - 66 Santa Helena de Baviera

Bogotá D.C. Colombia

(+57) (1) 7943423

(+57) 317 380 7696

(+57) 300 223 8540

BUCARAMANGA

Carrera 22 # 36 – 29 Edificio Josefina Oficina 204.

Bucaramanga – Colombia

(+57) (7) 6341125

(+57) 317 380 7696

(+57) 300 223 8540

BARRANQUILLA

Carrera 49 # 70123 Oficina 13 Barrio El Prado

Barranquilla Colombia

(+57) 317 380 7696

(+57) 300 223 8540